LOS FALLOS MAS COMUNES DEL CUADRO DE INSTRUMENTOS

Muchas veces nuestro coche nos habla y no somos capaces de interpretar lo que nos quiere decir. La manera en la que el coche se comunica con nosotros es a través del cuadro de instrumentos. El cuadro de instrumentos se sitúa en un lugar visible del coche, normalmente justo detrás del volante y en él aparecen varias luces que tendrán distinto significado. Éste, nos ofrece multitud de información relacionada con el funcionamiento del vehículo: velocidad, revoluciones, nivel de combustible, temperatura  del motor, luces… esta es la parte más común y que todo el mundo conoce.

Aparte de estos, existe un gran número de testigos que nos dan indicaciones sobre el funcionamiento del coche: presión de los neumáticos, niveles de aceite, freno de mano puesto, precalentamiento…

Estos indicadores aparecerán en distinto color en función de su gravedad. Así diferenciaremos entre indicadores rojos (avería grave, el vehículo debe detenerse), indicadores ámbar (avería leve, no es necesario detener el vehículo de inmediato pero conviene revisarlo) o de cualquier otro color (no existe avería, solo aporta información del vehículo).

Fallos con el cuadro digital o analógico

Existen tres tipos de cuadros de instrumentos: analógico, digital o una mezcla de ambos. En el analógico, el velocímetro y el contador de revoluciones serán tradicionales y nos mostraran su valor mediante una aguja, mientras que si el cuadro es digital nos darán la misma información pero a través de una pantallita digital.

El fallo más frecuente que suele aparecer aquí es que el cuadro no se encienda o que funcione con intermitencia. La reparación del cuadro de instrumentos necesaria en estos casos consistiría en revisar las conexiones por si alguna se encuentra en mal estado o que exista una avería en el cuadro y, por tanto, sea necesario cambiar el cuadro de instrumentos en su totalidad.

Desgaste del display

El paso del tiempo, las temperaturas altas y bajas a las que están expuestas los vehículos o la exposición a los rayos de sol, son las batallas a las que tienen que enfrentarse los coches en su día a día. Uno de los elementos que más acusan el desgaste de estas batallas son los displays, que con frecuencia pierden su color original, no se ven con nitidez o incluso no se ven algunas partes del mismo, impidiendo que nos muestre esa información de manera clara, como si lo hacía cuando su funcionamiento era el correcto.

Fallo en las agujas del velocímetro, rpm, temperatura y nivel de combustible

Este fallo es muy fácil de detectar porque veremos como los indicadores de la velocidad, revoluciones, combustible o cualquier otro indicador que muestre sus resultados de manera analógica muestran un valor de 0, es decir, no se mueve la aguja.

Fallos en los testigos

En ocasiones podemos encontrarnos con indicadores que están encendidos cuando en realidad no existe ninguna avería o el caso contrario, que exista avería y el testigo no se encienda. El segundo caso es mucho peor, ya que una avería leve puede desembocar en una avería de mayor gravedad por no detectarla a tiempo.

Software o información incompleta

Es posible que si nuestro coche tiene un cuadro de instrumentos digital o mixto, aparezcan fallos del cuadro de instrumentos en el software de este y nos de una información incorrecta o incompleta.
Cuando aparece cualquiera de estas averías en el cuadro de instrumentos de nuestro coche es aconsejable repararlos, ya que aunque sean problemas que no impidan la circulación con normalidad del coche, si es posible que provoquen averías de mayor envergadura y por tanto, el coste de estas averías sean mucho más costosas económicamente.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.