My Summer Car, el juego más difícil

Detrás de todas esas carátulas que casi todos conocen como Assassin’s Creed, Call of Duty o Fifa existe toda una industria del videojuego. Se trata de la industria indie o independiente. Es un mundo donde pequeñas compañías de videojuegos sacan al mercado juegos que poco tienen que ver con lo convencional. Uno de los mejores ejemplos es My Summer Car, el que se señala como uno de los juegos más difíciles.

My Summer Car, el juego más difícil - Blog Mecánica y Automoción

Este juego, que mezcla el humor absurdo y la mecánica, lleva 2 años en el mercado sorprendiendo a todos.

Descripción del juego

My Summer Car es un juego de supervivencia que nos lleva a la Finlandia rural del verano del 95. Allí, mientras tus padres disfrutan de sus vacaciones en Tenerife, tendrás que conseguir arreglar un Nissan Cherry donde 20 años antes tu madre te dio a luz. El arreglo y la mejora del coche se convierte en más que una afición cuando consigues participar en un rally con él.

El objetivo del juego es sobrevivir en juego gracias a los trabajos que te hacen ganar dinero, y un cuidado básico por la salud del personaje. Haciendo diferentes trabajos como repartidor de leña, encargado de vaciar fosas sépticas o incluso vendiendo aguardiente casero al borracho del pueblo, podemos conseguir dinero con el que mejorar nuestro coche. Y es alrededor del coche donde se centra el juego.

¿Dónde está la dificultad del juego?

Principalmente la dificultad es que el  juego presenta un grado de realismo muy elevado. Lo primero que debes hacer en él es ensamblar (desde cero) y arreglar el coche hasta arrancarlo. Tornillo y tornillo y tuerca a tuerca, con las diferentes herramientas disponibles, el jugador tendrá que mejorar el coche hasta llegar a poder participar en un rally local. No sin antes, por supuesto, pasar la clásica revisión de la ITV.

Que a los creadores de My Summer Car les falta un tornillo salta a simple vista al poco de probar el juego. Sin embargo, el juego no para de sorprenderte. Si tienes algún fallo en la conducción o en el montaje del coche, la visita al mecánico es obligatoria. De hecho, el mecánico es uno de los personajes a los que más visitarás. Tu coche puede pasar una revisión de mantenimiento en cualquier momento. Además, también puedes cambiar distintas cosas en tu coche relacionadas con la chapa y pintura.

Los amantes de la mecánica podrán encontrar en este juego toda una joya. Sin embargo, no es menos cierto que conseguirá en muchas ocasiones sacarle de quicio. Además, el usuario que se atreva a probar My Summer Car debe saber que debe pasar mucho tiempo jugando hasta lograr participar en un rally.

Si estás tan loco o te gusta tanto la mecánica como para jugarlo, puedes comprarlo en Steam.