Fallos en la mecánica del motor

La mayoría de los fallos y averías que pueden producirse en la mecánica de un motor, provienen de un deficiente mantenimiento. De modo que muchas de estas sorpresas inesperadas pueden prevenirse.

Estadísticamente, la mayoría de los fallos en la mecánica del motor de los automóviles, están originados por anomalías en el sistema general eléctrico, problemas que se generan en la batería, cables de alimentación, conectores, bujías, etc.

También son frecuentes los fallos en el motor, dirección, sistema de suspensión, frenos, etc.

Sistema de potencia turbo

La turbina coge aire, lo comprime y lo inyecta a mucha presión en el motor, para una mayor potencia. Se trata de una de las averías más caras.

Para prevenir las averías del motor en el turbo, lo importante es que el motor no se caliente demasiado. Para ello, es muy eficaz dejar el coche el ralentí un momento después de arrancarlo, no subir demasiado de revoluciones con el motor todavía frío, y no apagar el motor inmediatamente cuando paremos (sobre todo después de un largo trayecto).

La caja de cambios

No produce averías habituales, pero sí son muy caras cuando se originan. Para evitarlas, tenemos que acostumbrarnos a cambiar de marcha suavemente. La costumbre de algunos conductores de apoyarse con su mano derecha en la palanca de cambios puede originar un rozamiento nocivo en la mecánica del coche.

La biela y el casquillo

La biela sirve de unión entre el pistón y el cigüeñal. Si se rompe el casquillo hay que llevar el coche rápidamente al taller, para evitar que también se rompa el cigüeñal y la avería sea muy cara. En este caso no hay mucho que prevenir, cuantos más años tenga nuestro vehículo, más posibilidades de sufrir esta avería. Es importante acudir al mecánico si escuchamos una especie de traqueteo en la zona del motor.

La bomba de combustible

Impulsa este líquido a los cilindros, y debe hacerlo con la precisión justa. También una avería muy cara que puede evitarse utilizando un combustible de calidad, sin restos de agua o metal.

Correa de la distribución

Una avería muy temida, que puede provocar roturas en cadena en las válvulas, árboles de levas, piñones y pistones. Se puede prevenir la avería sustituyendo la correa cada 100.000 o 120.000 kilómetros, o cada cinco años.

Inyectores

Los inyectores pueden estropearse por el uso o por una gasolina de mala calidad, sobre todo en los coches diésel.

El embrague

Se estropea por la utilización del vehículo, pero también por pisar con demasiada fuerza. Hay que pisar a fondo y suavemente. En paradas, como es el caso de semáforos, no se debe tener pisado el pedal.

Junta de culata.

Un exceso de temperatura puede estropear la pieza que une la culata y el motor.

Reparaciones

Aunque se debe prevenir, una vez que surgen las averías es preciso elegir un buen taller para reparar.

En Imporauto somos un taller mecánico de Granada, especialistas en reparar inyectores, mecánica del motor y laboratorio diésel. Nuestros servicios son cualificados, completos y con la mejor relación entre calidad y precio.

/CONTACTA

¿EN QUÉ TE PODEMOS AYUDAR?

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.