⚠️ Informamos a nuestros clientes de que el taller permanecerá cerrado por vacaciones del día 9 al 27 de agosto. Las citas continuarán en septiembre. ¡Pide ya la tuya! ⚠️

Buscar

Reparación dirección asistida en Granada

En Imporauto trabajamos con todo tipo de direcciones, ya sean hidráulicas, eléctricas, o mecánicas, ya que nuestro conocimiento sobre electrónica del motor nos permite reparar cualquier tipo de dirección asistida.

Mecánico reparando de dirección asistida

Reparación de todo tipo de direcciones asistidas

Contamos con una gran variedad de piezas en stock para la reparación de direcciones asistidas. Esto nos permite acelerar tiempos en la reparación de tu coche, abaratar el coste y ofrecer un servicio de máxima calidad. Gracias a esto, podemos reparar todo tipo de direcciones, incluyendo la reparación de direcciones hidráulicas, mecánicas y eléctricas.

Todas nuestras reparaciones, pasan un control exhaustivo con el fin de asegurarnos del correcto funcionamiento de la pieza sustituida o reparada, así como ofrecen una garantía total en la utilidad de su coche.

Según el tipo de fuerza utilizado, es posible diferencia distintos tipos de direcciones asistidas. ¿Cuáles son?

Dirección mecánica

Funciona gracias una cremallera, es decir, no utiliza mecanismos hidráulicos ni electricidad para su funcionamiento. Este fue el primer tipo de dirección que se introdujo en la industria del automóvil. Se pueden comprobar de manera rápida y sencilla.

Dirección hidráulica

Dirección asistida clásica, este tipo de dirección se usaban en los primeros modelos de dirección asistida. La fuerza que utiliza es la energía hidráulica con la cual genera la asistencia, usando así una bomba hidráulica. STOCK DISPONIBLE.

Dirección eléctrica o EPS

Este tipo de direcciones asistidas, usan un motor eléctrico para sacar el máximo rendimiento. Son las más utilizadas en la actualidad.

Reparar dirección asistida en Granada

En Imporauto, reparamos la dirección asistida o cremalleras de dirección de su vehículo. Todos los elementos que utilizamos cuentan con la garantía de calidad de la marca Bosch. En nuestro taller, podemos dirección asistida de cualquier marca de coches: Seat, Volkswagen, Peugeot, Renault, Citroen, Ford, Opel, Toyota, Audi, Nissan, Fiat, Subaru, Mercedes, Alfa Romero… entre muchas otros, ya que disponemos de la tecnología más avanzada del mercado. Desde Imporauto, te ofrecemos una alternativa mucho más cómoda, efectiva, rápida y económica.

Si desea reparar dirección asistida en Granada, tan solo tiene que contactar con nosotros a través del formulario web de contacto que aparece a continuación o a través de nuestro teléfono (958 465 693). 

También puede visitarnos en nuestro taller situado en Polígono Juncaril, C/Almuñécar, 169, 18220, Albolote, Granada.

Formulario de contacto

Preguntas frecuentes

El costo de cambiar la dirección asistida de un coche puede variar mucho dependiendo de varios factores, como el modelo y fabricante del vehículo, el tipo de dirección asistida que tenga el vehículo y la ubicación geográfica.

En general, el costo de cambiar la dirección asistida de un coche puede oscilar entre los 500 y los 1.500 euros, aunque esto puede variar mucho. Algunos factores que pueden afectar el costo incluyen:

  • El tipo de dirección asistida: Hay varios tipos de dirección asistida, como la dirección hidráulica, la dirección eléctrica y la dirección asistida por bomba eléctrica. Cada uno de ellos tiene su propio precio y puede afectar el costo total de la reparación.

  • El modelo y fabricante del vehículo: Algunos modelos y fabricantes de vehículos pueden tener un costo de reparación más alto debido a la complejidad de su sistema de dirección asistida.

  • La ubicación geográfica: El costo de la mano de obra y las piezas puede variar dependiendo de la ubicación geográfica. Por ejemplo, puede ser más caro reparar la dirección asistida de un coche en una ciudad grande que en una zona rural.

La dirección asistida es un sistema que facilita el giro de las ruedas del vehículo, haciendo que sea más fácil girar el volante. Cuando la dirección asistida falla, es posible que se vuelva más difícil girar el volante y puede haber una sensación de resistencia al giro. Esto puede ser muy molesto y dificultar la maniobrabilidad del vehículo.
Además, si la dirección asistida falla, el vehículo puede ser más difícil de controlar y puede haber un mayor riesgo de accidente. Por lo tanto, es importante hacer reparar la dirección asistida lo antes posible si falla.
Hay varias causas por las que la dirección asistida puede fallar, como un problema con el sistema hidráulico o eléctrico, una fuga en el sistema o un problema con el motor eléctrico de la dirección asistida.

Hay varios signos que pueden indicar que la dirección del coche está rota o dañada de alguna manera:

  1. Es difícil girar el volante: Si sientes resistencia al giro o si es difícil girar el volante, es posible que haya un problema con la dirección del coche.

  2. Hay un ruido al girar el volante: Si escuchas un ruido al girar el volante, como un chirrido o un crujido, es posible que haya un problema con la dirección del coche.

  3. El vehículo tiene una tendencia a desviarse: Si el vehículo tiende a desviarse a un lado al conducir recto, es posible que haya un problema con la dirección del coche.

  4. El volante no está centrado: Si el volante no está centrado cuando el vehículo está conduciendo recto, es posible que haya un problema con la dirección del coche.

Hay varias maneras en las que la dirección asistida puede romperse o dañarse:

  1. Problemas con el sistema hidráulico o eléctrico: La dirección asistida puede depender de un sistema hidráulico o eléctrico para funcionar correctamente. Si hay un problema con el sistema, la dirección asistida puede fallar.

  2. Fuga en el sistema: Si hay una fuga en el sistema de dirección asistida, el líquido puede escapar y causar un fallo en el sistema.

  3. Daños en el motor eléctrico: La dirección asistida puede depender de un motor eléctrico para funcionar correctamente. Si el motor está dañado, la dirección asistida puede fallar.

  4. Desgaste de piezas: Con el tiempo, las piezas de la dirección asistida pueden desgastarse y necesitar ser reemplazadas.

Una fuga de dirección asistida es cuando el líquido que se utiliza para proporcionar asistencia al giro de las ruedas del vehículo se escapa del sistema. Esto puede ocurrir por diversas razones, como daños en las mangueras o conectores, desgaste de piezas o una mala instalación.

Cuando hay una fuga de dirección asistida, es posible que se sienta una resistencia al giro del volante o un ruido al girar el volante. Además, el nivel de líquido en el sistema de dirección asistida puede bajar y puede haber una pérdida de presión en el sistema.

Si sospechas que hay una fuga de dirección asistida en tu vehículo, es importante llevarlo a un taller mecánico para que lo revise un mecánico calificado. Ellos podrán diagnosticar el problema y reparar la fuga para que el sistema de dirección asistida vuelva a funcionar correctamente. Es importante reparar una fuga de dirección asistida lo antes posible para evitar daños adicionales al sistema y para garantizar que el vehículo sea seguro de conducir.

El líquido de la dirección asistida es esencial para el buen funcionamiento del sistema de dirección asistida de un vehículo. Este líquido ayuda a proporcionar asistencia al giro de las ruedas y a reducir la fricción en el sistema.
El líquido de la dirección asistida suele durar mucho tiempo, aunque es importante cambiarlo periódicamente para asegurar el buen funcionamiento del sistema. La frecuencia con la que se debe cambiar el líquido de la dirección asistida depende del fabricante del vehículo y puede variar mucho. En general, se recomienda cambiar el líquido de la dirección asistida cada 30.000 km a 50.000 km, aunque esto puede variar dependiendo del modelo y fabricante del vehículo.
Es importante seguir las recomendaciones del fabricante sobre la frecuencia de cambio del líquido de la dirección asistida.

Conducir con dificultades en la dirección del vehículo puede ser peligroso por varias razones. Primero, puede ser más difícil mantener el control del vehículo y evitar obstáculos o peligros en la carretera. Además, puede ser más difícil mantener la trayectoria correcta y puede haber un mayor riesgo de salirse de la carretera o tener un accidente. También puede ser más difícil para los demás conductores predecir sus movimientos y puede haber un mayor riesgo de colisión con otros vehículos. Por último, conducir con dificultades en la dirección del vehículo puede ser una infracción de la ley y puede resultar en multas o incluso en la pérdida de su licencia de conducir. Es importante que se asegure de que su vehículo esté en buenas condiciones y que su dirección esté funcionando correctamente antes de ponerse al volante.

Existen varias posibles razones por las que el volante de un vehículo puede no regresar a su posición original al girarlo. Algunas posibles causas incluyen:

  1. Fallas en el sistema de dirección: Si hay un problema con el sistema de dirección, como una fuga de aceite o una falla en el mecanismo de dirección, el volante puede no regresar a su posición original al girarlo.

  2. Fuerza excesiva en el volante: Si se aplica demasiada fuerza al volante al girarlo, es posible que no regrese a su posición original. Esto puede ser especialmente común en vehículos con dirección asistida eléctricamente.

  3. Problemas de alineación: Si el vehículo está mal alineado, es posible que el volante no regrese a su posición original al girarlo.

  4. Problemas con los neumáticos: Si los neumáticos están desgastados o inflados incorrectamente, pueden afectar la capacidad del volante para regresar a su posición original al girarlo.

La rótula de dirección es un componente importante del sistema de dirección de un vehículo. Se encuentra en la parte inferior del volante y está conectada a los ejes delanteros mediante un brazo de dirección. Si la rotula de dirección está dañada, puede afectar la capacidad del vehículo para girar correctamente y puede hacer que sea más difícil mantener el control del vehículo. Algunos síntomas comunes de una rotula de dirección dañada incluyen:

  1. Dificultad para girar el volante: Si la rotula de dirección está dañada, puede ser más difícil girar el volante y puede haber una sensación de «resistencia» al girar.

  2. Vibraciones en el volante: Si la rotula de dirección está dañada, es posible que sienta vibraciones en el volante al girar o al conducir a alta velocidad.

  3. Ruido al girar el volante: Si la rotula de dirección está dañada, es posible que se produzca un ruido al girar el volante.

La dirección asistida en un vehículo generalmente utiliza aceite hidráulico para funcionar. El aceite hidráulico es un aceite especialmente formulado que se utiliza en sistemas hidráulicos para transmitir fuerza mediante el uso de un líquido. Es importante utilizar el tipo correcto de aceite hidráulico en la dirección asistida de su vehículo, ya que diferentes tipos de aceite pueden tener diferentes propiedades y pueden no ser adecuados para su sistema de dirección. Es recomendable consultar el manual del propietario de su vehículo o preguntarle a un mecánico para determinar qué tipo de aceite hidráulico debe utilizar en la dirección asistida de su vehículo.

Los fallos más comunes en el sistema de dirección de un vehículo incluyen:

  1. Fuga de aceite: Una fuga de aceite en el sistema de dirección puede causar una falla en el sistema y puede hacer que sea más difícil girar el volante.

  2. Fallas en el mecanismo de dirección: El mecanismo de dirección es la parte del sistema de dirección que convierte el movimiento del volante en movimiento de los ejes delanteros. Si hay una falla en el mecanismo de dirección, puede ser más difícil girar el volante y puede haber una sensación de «resistencia» al girar.

  3. Problemas de alineación: Si el vehículo está mal alineado, puede haber problemas con el sistema de dirección y puede ser más difícil girar el volante.

  4. Rotulas de dirección dañadas: Si la rotula de dirección está dañada, puede afectar la capacidad del vehículo para girar correctamente y puede hacer que sea más difícil mantener el control del vehículo.

  5. Neumáticos desgastados o inflados incorrectamente: Si los neumáticos están desgastados o inflados incorrectamente, pueden afectar la capacidad del volante para regresar a su posición original al girarlo.